En los últimos tiempos, el phishing se ha convertido en el principal vector de ataque contra usuarios finales. España se encuentra entre los tres países a nivel mundial que más ataques reciben de este tipo.

El phishing se trata de un ataque de suplantación de identidad donde el atacante, mediante ingeniería social, intenta obtener información confidencial del usuario, de tipo banca, redes sociales o servicio. Una llamada telefónica o un email son las vías más utilizadas por los atacantes, donde éstos simulan ofrecer servicios y piden al usuario información privada como contraseñas de redes sociales o cuentas bancarias.

Estos ataques están en continua evolución ya que utilizan temáticas actuales. El último repunte en cuanto a phishing fue a raíz de la implantación de la nueva GDPR. Las empresas estaban obligadas a mandar un aviso a sus usuarios de la entrada en vigor de la ley y, aprovechándose de ello, los atacantes empezaron a enviar campañas de phishing haciéndose pasar por empleados de dichas empresas.

En el mundo de la ciberseguridad que los usuarios son llamados el eslabón más débil de la cadena de seguridad. Los datos en cuanto ataques contra ellos son alarmantes: más del 64% de los usuarios afirmaban haber sido víctimas de algún ataque y, entre ellos, un 53% correspondía a un phishing financiero.

Frente a estos ataques es primordial la concienciación y la formación en nuevas tecnologías, así como el uso del sentido común al recibir mensajes o llamadas sospechosas, son las claves para evitar ataques de phishing.

Conoce más detalles sobre la ciberseguridad y las últimas tendencias en ciberataques, en el evento que celebraremos el próximo 27 de marzo, “La Ciberseguridad en la empresa”.